Candidiasis

Eliminación de Candidas

¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis (candidosis, moniliasis) es una infección que se produce por diferentes variedades del hongo Cándida, parásitos de ‘hongos’, y especialmente la Candida albicans. La infección de las membranas mucosas, como es el caso de la boca o la vagina, es bastante frecuente entre individuos con un sistema inmunológico normal.

Sin embargo, son más frecuentes y persistentes en diabéticos o enfermos de SIDA así como en las mujeres embarazadas.

La Cándida Albicans puede causar molestias en diferentes lugares, una de ellas es la así llamada candidiasis intestinal. Bajo condiciones normales en cada intestino reside una pequeña cantidad de Cándida albicans, controlada por nuestra flora intestinal.

No obstante ésta se multiplica cuando consigue eludir el control de estas defensas naturales (por ejemplo por tomar antibióticos), pudiendo extenderse a diversas partes de nuestro organismo y desarrollarse.

La Candidiasis intestinal es peligrosa por sus características peculiares, dado que en este entorno puede entrar en contacto con otras sustancias y bacterias propias del intestino. Los efectos nocivos que genera en el intestino, finalmente tienen que ser tratados eficazmente. Además, la Candidiasis intestinal puede empeorar otras enfermedades de las que el paciente ya padezca.

Síntomas de la Candidiasis y Eliminación de Cándidas

La Cándida es un tipo de levadura generalmente inocua, que por su naturaleza se encuentra en nuestro intestino y otras zonas húmedas, como por ej. en la boca, en el esófago, en la vagina y en la pies y puede causar distintos síntomas de la Cándida.

Desafortunadamente, en algunas circunstancias, esta levadura puede seguir desarrollándose. El moho que se forma de esta manera penetra en la piel y en las mucosas y causa una infección de la Cándida.

Una infección por Cándidas (también llamada Candidiasis) es una infección por hongos y puede provocar los siguientes síntomas:

  • Arthritis
  • Autismo
  • Urticaria crónica
  • Cansancio
  • Problemas digestivos
  • Dolores musculares
  • Problemas de concentración
  • Dolor de cabeza
  • Falta de memoria
  • Vaginitis (infección vaginal)
  • Problemas con la piel
  • Impotencia
  • Hiperactividad
  • Depresiones
  • Hipoglucemia
  • Problemas de menstruación
  • Enfermedades en las vías urinarias
  • Enfermedades en las vías respiratorias
  • Alergias alimentarias y al medio ambiente
  • Dificultades de aprendizaje

Los síntomas presentados durante las infecciones de la Cándida son distintos según el lugar de infección. Así, dependiendo de dónde haya infectado la candidiasis, los síntomas variarán.

Existen más de 50 síntomas que pueden dar la voz de alarma ante la candiaisis. Aunque raras veces una persona padecerá todos los síntomas. Las molestias dependen del lugar en el cuerpo, en la que se encuentre la infección.

La mayoría de las veces los primeros síntomas de una infección por la Cándida consiste en flatulencias, estreñimiento, retortijones, la sensación de estar hinchado/a y picores anales o vaginales.

En un estado más avanzado, esta infección puede extenderse a través de la sangre por varias partes del cuerpo. Así surge la así llamada “infección generada por la Cándida”.

Algunos de los síntomas de la Cándida son:

  • Molestias estomacales o intestinales, p.ej. la sensación de estar hinchado/a, una tripa hinchada, flatulencias, estreñimiento o diarrea, intolerancia alimenticia o ardores de estómago;
  • Alergias, fiebre del heno, eczemas en la piel, picores o una nariz crónicamente tapada;
  • Partes sensibles / irritadas en el cuerpo, hongos en los pies, eczemas, infecciones por hongo en la piel o en las uñas, una piel irritada o dermatitis del pañal;
  • Flujo blanco, una sensación de quemazón a la hora de orinar, dolores a la hora de practicar sexo, picores en la zona vaginal, dolores de menstruación y molestias premenstruales;
  • Un glande rojo, escamosos y con picores, problemas con la próstata y cistitis;
  • Picores anales y hemorroides;
  • Mal aliento, una boca seca y burbujitas en la boca;
  • Cansancio, una necesidad elevada de sueño y problemas de insomnio.

Así, por ejemplo, si la cándida se localiza en el instestino, los síntomas pueden ser:

Síntomas de la Candidiasis Intestinal

  • Hinchazón abdominal, y sobre todo cuando se come pan, pizza, chucrut, bollería, pasta…
  • Irritabilidad sin motivo
  • Alteraciones del comportamiento
  • Niños con déficit de atención, intranquilidad, comportamiento irritable, Etc….
  • Enfermedades autoinmunes que no evolucionan de forma favorable con el tratamiento prescrito
  • Heces caprinas, a veces pastosas o explosivas, malolientes Molestias digestivas
  • Alergias inhalatorias o cutáneas, incluso asma. Llamadas de azúcar o dulces.
  • Picor alrededor del ano y/o en diversas partes del cuerpo
  • Pérdida de memoria y falta de concentración
  • Avidez por los dulces, la cerveza o el pan
  • Molestias en la zona abdominal
  • Diarreas
  • Digestiones pesadas
  • Acné rebelde al tratamiento
  • Bajones emocionales
  • Cansancio
  • Sudores nocturnos
  • Gases intestinales
  • Estreñimiento

¡Atención!

Los síntomas arriba mencionados también pueden surgir a causa de otras enfermedades o infecciones. Para saber si realmente, en su caso, se trata de una infección de la Cándida en la zona vaginal, sólo hace falta que se realice un test rápido y fácil con el test de la Cándida.

¿Cómo se genera una infección por Cándidas?

Una infección local de la Cándida surge a través del cambio en el “entorno vital” de este tipo de hongos. De esta forma consigue la oportunidad de proliferar de forma excesiva. El equilibrio puede ser alterado por los siguientes factores:

  • Toma prolongada de antibióticos;
  • Toma de otros medicamentos;
  • Un uso prolongado de preparados sintéticos de cortisona. De esta forma algunos inhaladores para asmáticos pueden provocar infecciones de Cándida en la boca y en el esófago;
  • Estrés prolongado;
  • Un sistema inmunológico debilitado por enfermedad;
  • Consumo elevado de carbohidratos tratados, comida rápida, precocinada, alcohol.

Cándida Albicans en el intestino o Candidiasis Intestinal

La Cándida Albicans es una especie de hongos monocelulares también conocidos como levaduras, que habitualmente vive en el interior de nuestro sistema digestivo. Nuestra Flora Intestinal impide que este hongo prolifere. Cuando las bacterias benéficas en el intestino están equilibradas de forma saludable, esto nos ayuda a mantenernos saludables. Sin embargo, cuando este equilibrio se altera, aparece la infección.

Infección de la Cándida en la zona intestinal

Personas con el SIDA infectadas por Cándida, suelen sufrir de Esofagitis (infección del esófago) en la parte superior del tracto intestinal. Esta enfermedad puede que recuerde a la Candidiasis bucal, pero esta alcanza hasta el estómago. Puede generar dolorosas úlceras en todo el tracto intestino-estomacal, por lo que incluso el hecho de tragar líquidos puede causar molestias.

En caso de que la infección se extienda también al tracto intestinal, ya no se podrá absorber el alimento y, desafortunadamente, estas personas pueden padecer de deshidratación. En caso de que los hongos accedan al torrente sanguíneo, se habla de una infección por hongos sistémica. Esta puede causar molestias que se relacionan con fiebre o también sin ella. La extensión de la infección en el cerebro puede causar cambios agudos en el comportamiento y en el estado psíquico.

Causas de la Candidiasis vaginal

Todavía se desconoce al 100% porqué algunas mujeres tienen más tendencia a cogerse una infección vaginal por hongos por la Cándida que otras. Aun así es comúnmente conocido que algunos factores pueden causar una infección por Cándida en una zona en concreto:

  • Embarazo. El estrógeno hace subir la temperatura y la humedad en la zona vaginal, lo que propicia la proliferación de los hongos:
  • Hormonas. Durante la menstruación aumenta la acidez de la zona vaginal;
  • Diabetes. Mujeres con diabetes, en las que el nivel de azúcar en sangre no es el adecuado;
  • Higiene excesiva. Jabón, espuma, jabón vaginal, etc. afectan el nivel de acidez en la vagina;
  • Heridas en la vagina. Sexo o tampones pueden causar pequeñas heridas en la vagina, lo que facilita una proliferación de la infección por hongos;
  • Higiene incorrecta a la hora de ir al lavabo. Limpiarse de detrás hacia delante puede causar infecciones, porque los hongos provenientes del tracto intestinal se introducen así en la vagina.
  • Ropa interior sintética que esté muy ajustada y que cause sudores, un ambiente idóneo para que los hongos de la Cándida proliferen;
  • La píldora anticonceptiva. Cambios hormonales a causa de la píldora pueden ser la base de una infección vaginal por hongos.

Una infección por Cándida no es una enfermedad de transmisión sexual

Al contrario de lo que mucha gente opina, una infección por Cándida no es una enfermedad de transmisión sexual. No obstante, el hongo se puede transmitir practicando sexo. Aunque esto sólo ocurre raras veces.

Cuando una mujer padece una infección por Cándidas en los órganos sexuales, suele tener los siguientes síntomas:

  • Picores e irritación en la vagina o en la entrada a la vagina (vulva);
  • Sensación de quemazón en la vagina mientras orina o durante el acto sexual;
  • Dolores vaginales:
  • Rojez e hinchazón de la vulva;
  • Flujo blanco, espeso de la vagina, inolora. Esta excreción vaginal también puede ser verdosa-amarillenta o marronosa. También puede oler de forma desagradable.
  • En algunos casos la infección de la Cándida puede causar serios síntomas, en forma de una rojez extendida, hinchazón y picores en la vagina, grietas, roturas, sangrados o úlceras.
  • Muchos de los síntomas también pueden tener la causa en una Vaginosis bacteriana.

El diagnóstico de la candiasis

Una infección por Cándida suele ser localizada (infección por Cándida local). A veces la infección se reparte a través de la sangre por todo el cuerpo. En este caso se habla de una infección por Cándida generada.

Una infección por Cándida local

Una infección por Cándida local, se puede reconocer muy bien por los síntomas que le acompañan.

Una infección por Cándida generada

Una infección por Cándida generada puede causar varios síntomas, que a veces se pueden confundir con otras enfermedades. En este caso también puede ser difícil para su médico de cabecera, el poder hacer el diagnóstico correcto. Sólo se podrá diagnosticar con test más avanzados.

Candidiasis oral (bucal)

Las infecciones por Cándida pueden aparecer en neonatos y adultos de las formas más variopintas. La Candidiasis oral (o bucal) se reconoce por rojeces en la lengua y los laterales de las mejilla por dentro, además por manchas blancas-amarillentas que pueden aparecer en cualquier sitio dentro de la boca y la garganta. Puede causar sangrados y provocar problemas de alimentación.

Los afectados por la Candidiasis oral deberían de evitar una deshidratación (falta de líquidos). Un grupo de riesgo para este tipo de infecciones, suelen ser las personas mayores con un sistema inmunológico debilitado y partes irritadas o pequeñas fisuras en la mucosa bucal.

Candidiasis en Neonatos

La Candidiasis también puede aparecer en cuestión de pocas horas después del nacimiento, causando ronchas rojas en manos, la zona del pañal y en los pliegues de la piel.

Infección de la Cándida en los hombres (Balanitis)

Una infección por Cándida en la zona genital de un hombre muchas veces está relacionada con un eczema e hinchazón del glande, así como en la zona interna del prepucio. También puede aparecer una capa blanquecina, causando picores y quemazón.

Problemas en caso de un sistema inmunológico debilitado

Las infecciones por la Cándida pueden afectar varios órganos internos y causar dolores y trastornos funcionales en las personas afectadas, sobre todo si tienen el sistema inmunológico afectado (están bajos de defensas). También se puede generar una intolerancia alimenticia, como por ejemplo intolerancia a los productos lácteos o al gluten.

 

En caso de que sospeches sufrir de una infección por Cándidas, no dudes en ponerte en contacto con: Symbiont Healing